¿Cáncer siguiendo la paleodieta? Pregúntele a un pariente que vivió hace 1,7 millones de años

29 julio 2016

Universidad de Witwaterrand / Cluster Salud. Desde hace unos pocos años, los hombres primitivos han vuelto a ser sexies. La idea de vagar por los bosques virginales (seguramente porque cada vez quedan menos bosques intervenidos o, directamente, cortados), comiendo pequeñas y dulces berries (mientras que las de los supermercados son caras y desabridas) y abatiendo bisontes o perezosos más grandes que dos o tres osos, se ha vuelto “nostálgica”.

Y ya que nuestras obligaciones nos impiden largarnos sin más, un sucedáneo feliz puede ser replicar la dieta de los humanos de la era paleolítica que vivían “a la buena de Dios”. De allí la explosión libros, recetas y consejos sobre cómo acercarse o lograr una “paleodieta”. En el fondo se trata de comer todo lo que, presuntamente, se comía antes de la creación de la agricultura: antes del pan, los fideos, las pizzas, los quesos, el té, el café, la cerveza, el vino y las tortas con una cereza en el tope.

El premio de tal regreso sería, se asevera, una salud a prueba de balas (o lanzas).

Pero, al parecer, la cosa no es tan así.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por científicos de la Universidad del Instituto de Estudios de la Evolución de Witwatersrand y el Centro Sudafricano para la excelencia en la Palaeociencias, anunció esta semana, en dos artículos publicados en el South African Journal of Science, el descubrimiento de las más antiguas evidencias de cáncer y tumores óseos descritas en el registro fósil humano.

¡Ups!

La aparición de un hueso del pie con una antigüedad aproximadamente 1,7 millones de años -en el sitio arqueológico de Swartkrans, con la evidencia definitiva de cáncer maligno-, empuja a la fecha más antigua conocida para esta enfermedad desde tiempos relativamente recientes hacia la más profunda prehistoria. Aunque la especie exacta a la que pertenece el hueso del pie es desconocida, éste pertenece claramente a un homínido, o a un pariente humano bípedo.

En un segundo documento que figura en la misma revista, un equipo de colaboradores de los científicos identifica el tumor más antiguo que se ha encontrado en el registro fósil humano, una neoplasia benigna que se encuentra en las vértebras del niño Australopithecus sediba conocido, en el sitio de Malapa, y fechado a casi dos millones de años de edad. El tumor en homínidos previamente demostrado más antiguo había sido encontrado en la costilla de un Neanderthal y fechado alrededor de 120.000 años atrás.

Edward Odas, un candidato de doctorado y autor principal del artículo de cáncer, y co-autor del artículo del tumor, señala que “la medicina moderna tiende a asumir que los cánceres y tumores en los seres humanos son las enfermedades causadas por los estilos de vida y medioambientes modernos. Nuestros estudios muestran la orígenes de estas enfermedades ocurrieron en nuestros antiguos parientes millones de años antes de que existieran las modernas sociedades industriales”.

El cáncer en un hueso del pie, un metatarsiano, fue identificado como un osteosarcoma: una forma agresiva de cáncer que generalmente afecta a personas más jóvenes en los humanos modernos y, cuando no se trata, por lo general, resulta en muerte temprana. “Debido a su preservación, no sabemos si el único hueso del pie canceroso pertenece a un adulto o un niño, ni si el cáncer causó la muerte de este individuo, pero podemos decir que esto habría afectado a la capacidad del individuo para caminar o correr”, dice el doctor Bernhard Zipfel, un científico del Instituto y experto en pies y la locomoción de los parientes humanos tempranos. “En pocas palabras, habría sido doloroso”, agrega.

El autor principal del artículo tumor y co-autor del artículo de cáncer, el Dr. Patrick Randolph-Quinney, también de Wits y la Universidad de Central Lancashire en el Reino Unido, sugiere “La presencia de un tumor benigno en el Australopithecus sediba es fascinante, no sólo porque se encuentra en la parte posterior, un lugar extremadamente raro que una enfermedad tal cual se manifiesta en los humanos modernos, sino también porque se encuentra en un niño. Esto, de hecho, es la primera evidencia de una enfermedad en un individuo joven, en el conjunto del registro fósil humano”.

El profesor Lee Berger, un autor en ambos papers y líder del proyecto Malapa, donde se encontró la vértebra fósil, agrega: “No sólo ha habido una suposición de que estos tipos de cánceres y tumores son enfermedades de la modernidad, lo que estos fósiles demuestran, claramente, es que no lo son, pero que nosotros, como seres humanos modernos, los sufrimos como consecuencia de vivir más tiempo. Sin embargo, este tumor raro se encuentra en un niño pequeño. La historia de estos tipos de tumores y cánceres es claramente más complejo de lo que se pensaba”.

Las dos enfermedades se diagnosticaron usando tecnologías de la imagen técnica, incluyendo los de la Facilidad Europea de Investigación de Sincrotrón en Grenoble, Francia, la TC médica del Hospital Maxeke Charlotte en Johannesburgo, y la instalación de micro-TC en la Corporación de Energía Nuclear de Sudáfrica en Pelindaba.

Para la Dra Jacqueline Smilg, una radióloga del Hospital Charlotte Maxeke, “este es otro buen ejemplo de cómo las ciencias clínicas modernas y la ciencia de la paleoantropología están trabajando juntos en Sudáfrica y con colaboradores internacionales, son claves para avanzar en nuestra comprensión de las enfermedades, tanto en el pasado y el presente”.

Y entender que, ya sin duda, la vida siguiendo a mamuts, bisontes, uros y huyendo de leones, leopardos y lobos, no era tan sana como nos gustaría creer.

Fuente: CLUSTER SALUD