Cirujanos que hicieron el primer transplante de pene en EU explican cómo funciona.

19 mayo 2016

Thomas Manning fue el primer hombre en recibir un transplante de pene, luego de que casi lo perdiera por completo al causa del cáncer. Lo cirujanos Curtis Cetrulo y Dicken Ko pretenden que Manning logre orinar normalmente y que, con el tiempo, recupere su actividad sexual. Los médicos relatan las dificultades que hallaron en la intervención así como los retos a sortear ahora que la cirugía se llevó a cabo.

Ciudad de México, 18 de mayo (SinEmbargo/VICE news).-En pleno día de las madres, un equipo de científicos en el Hospital General de Massachusetts realizó con éxito la primera cirugía de transplante de pene en los Estados Unidos.

Los cirujanos plásticos Curtis Cetrulo y Dicken Ko ejecutaron una operación de 15 horas sobre Thomas Manning, un hombre de 64 años que había perdido gran parte de su pene con el fin de curarlo de un cáncer que padecía.

Antes de esta cirugía se habían realizado otros dos transplantes de pene, uno que falló en China en 2006 y otro que fue exitoso en 2014, realizado en Sudáfrica.

Aunque los transplantes de pene han sido una rareza hasta ahora,el traumatismo de uretra no lo es. Cetrulo y Ko dicen que hay muchos hombres jóvenes (varios de ellos veteranos de guerra) sufriendo en silencio sin sus penes por heridas recibidas en Irak o Afganistán.

Así que Cetrulo, Ko y Manning decidieron ser bastante abiertos sobre la cirugía con la esperanza de que el procedimiento se vuelva más común. Como podrías pensar, hay muchas cosas sucediendo para hacer un transplante de pene. Es una cirugía técnicamente complicada que Cetrulo dice que es un “salto cuántico” que va más allá de las opciones actualmente disponibles para aquellos que tienen una amputación de pene, que usualmente involucra “tomar tejido suave de un brazo o pierna y envolverlo en un tuvo para básicamente colocar un catéter en el centro para hacer que luzca como genitales”.

Cetrulo y Ko dicen que antes que nada quieren que el pene de Manning luzca como uno normal. Luego quieren que sea capaz de orinar de pie, pues ahora “simplemente lanza un rocío”, me dijo Ko. Finalmente quieren que tenga la capacidad de recuperar funciones sexuales normales. Manning estará trabajando con un terapeuta de medicamento sexual durante los próximos meses para lograr ese último objetivo.

Hablé con los doctores para aprender más de cómo el donador de pene fue elegido, el estado mental de Manning y cómo es que exactamente uno puede transplantar un pene.

MOTHERBOARD: ¿Cómo funciona un transplante de pene? ¿Qué te hizo querer hacer esto en primer lugar?

Cetrulo: Vemos esto como una continuidad de otros transplantes, como los transplantes de mano o de cara.

Todos estos son llamados “alógrafos vascularizados compuestos”, que son órganos compuestos por piel y más de un tipo de tejido. Con un riñón, es todo riñón. Pero con la mano son tendones, nervios, vasos sanguíneos, que están vascularizados. Alógrafo quiere decir que viene de una diferente persona.

De alguna forma tiene lógica que la complejidad del sistema genital urinario se preste para un transplante que tiene más similaridad con este tipo de transplantes vascularizados compuestos. Es técnicamente más difícil que un transplante de mano, porque a nivel vascular es técnicamente más complicado.

mini-pene

¿Entonces cuál es el orden de las operaciones? ¿Qué le hace más difícil que a una mano?
Ko: La uretra es la estructura más grande en reconstrucción, eso es lo que necesita primordialmente para asegurarse. Forma una especie de andamio para el resto de la cirugía. Todas las otras cosas son de cableado, estás creando una red que hace funcionar al pene alógrafo.

Conectar la uretra no es tan complicado. Sabemos cómo hacerlo a partir de la reconstrucción de uretras, que se lesionan a partir de un montón de otras circunstancias. No se requiere la más nueva tecnología ahí. La uretra se arma y forma un ancla. Tenemos un catéter en la vejiga y luego viene un proceso mucho más delicado para lograr conectar todo el tejido vascular y los nervios.

Nos dijo, “cualquier cosa que me pueda ayudar sería una oportunidad maravillosa. La clave es tener la oportunidad de estar entero de nuevo para poder verme en el espejo”.
Suena como si todo hubiera sido un éxito, al menos hasta ahora. Tendrá la capacidad de tener funciones completas eventualmente, ¿cierto?
Ko: Hay tres metas establecidas en este orden: la número uno es la apariencia. Queremos que tenga genitales completos que luzcan tan normales y naturales como sea posible. La dos es la función urinaria genital, para que pueda descargar normalmente mientras está de pie. La tercera medida es si estos pacientes pueden desarrollar una función sexual completa. Eso tomará mucho tiempo antes de que lo sepamos.

¿Cómo es el proceso de rehabilitación?
Cetrulo: estará trabajando con un equipo urológico para asegurarse que tenga funciones urinarias cuando salga el catéter. Luego tenemos a una experta en medicina sexual, ella será una parte importante de su cuidado mientras él intenta restablecer sus funciones sexuales. Invertiremos mucho tiempo en eso porque esta es una de las más grandes metas de nuestro transplante. Manning va a requerir apoyo psicológico.

¿Sus parejas sexuales podrán darse cuenta de que ha recibido un transplante?
Cetrulo: Tenemos la esperanza de que sea bastante imperceptible. Tendrá cicatrices en la región, pero lucirá como lo que es, un genital completo. La tasa de suicido en esta población está entre un 15 y un 50 por ciento.

¿Cómo funciona el proceso de donación? ¿Dónde encuentras a un donador de pene?
Cetrulo: Los donadores son seleccionados por la organización de procuración de órganos llamada New England Organ Bank. Ellos tuvieron un protocolo separado para acercarse a las familias para encontrar a un potencial donador [del pene]. Luego llaman al hospital cuando identifican uno.

Es como cuando dan la alerta a otros equipos de transplantes de órganos. Trabajamos con ellos para obtener el tejido que necesitamos, a reserva de asegurarnos que realmente afectamos la vía de órganos que podrían salvar a otros.

¿Tuvieron que encontrar un pene que fuera casi del mismo tamaño del que tenía el paciente?
Cetrulo: Sí, hay cosas que podemos hacer con la anatomía para lograr unir el tejido y que empate con el receptor. Hay un poco de espacio de maniobra, pero necesitamos uno similar con espacio para una discrepancia mínima.

¿Y debes preocuparte por cosas como el tipo de sangre? ¿Cómo saben si lo va a rechazar o no?
Ko: Es un órgano receptor del mismo tipo sanguíneo. Así que probamos a nuestro recipiente con anticuerpos de rechazo de donación, y no había uno solo. Así que podía tomar a la mayoría de los donantes sin un riesgo alto de rechazo agudo.

Mencionaron en el artículo del New York Times que están siendo tan públicos con esto porque quieren que esto se vuelva más común, ¿qué tomaron en cuenta para hacerlo? ¿Es justo llamar esto una prueba de concepto?
Cetrulo: Estamos esperando que se vuelva más rutinario. Toma un tiempo lograr pasar el consejo de aprobación ética y cosas así. No estamos arrastrando los pies, creemos que podemos hacerlo pero hay un montón de obstáculos que necesitan ser superados, razón por la que empezamos con nuestros propios pacientes aquí. Esperamos hacerlo exitosamente para poder comenzar a reconstruir guerreros heridos.

Es más que una prueba de concepto. Lo llamamos un caso de índice por ser nuestro primero, pero estamos súper preparados y super vigilantes y esperamos que salga bien. Esperamos que el primero salga tan bien como nuestros siguientes 100.

De leer ese artículo, el paciente luce como una persona increíble. ¿Qué puedes decirnos sobre su actitud ante todo esto?
Ko: Es un hombre increíble. Hace cuatro años cuando perdió una gran parte de su pene, le fue muy difícil. Antes del cáncer el hombre era completamente funcional, pero había perdido su habilidad de orinar apropiadamente. Si se para a orinar, él solamente rocía.

Perdió la función sexual, se volvió mucho más retraído. Cuando surgió la oportunidad de esto, dijo, “cualquier cosa que me pueda ayudar sería una oportunidad maravillosa. La clave es tener la oportunidad de estar entero de nuevo para poder verme en el espejo”. Es algo en que la sociedad ha tenido un cambio de actitud, un tipo de medicina holística. Estamos tratando la forma y estamos tratando la función. Parte de eso es su salud mental. Es un tributo al hombre detrás de la enfermedad.

Cetrulo: La inspiración para esto fue la experiencia de un colega en el Centro Médico Militar Walter Reed.

Chicos volviendo de Irak y Afganistán con traumatismo urológico y lesiones devastadoras una tras otra. Es un cirujano canoso y experimentado que había visto horribles lesiones urológicas, pero no estaba preparado para esto. Dijo que tenemos que hacer esto para esos pacientes. Fue un proyecto orientado a pacientes y sigue siendo. Es inspirador hablar con los pacientes que estuvieron sufriendo estas lesiones en silencio, estaban tan incómodos que ni siquiera podían hablar de ello con amigos, colegas y esposas. La tasa de suicidios de esta población está en un punto entre 15 y 50 por ciento. Como puedes imaginar, un chico de 18 o 20 años volviendo sin una sola función genital urinaria está propenso a perder la esperanza.

Antes del transplante, ¿había otras opciones? ¿Como prótesis o algo?
Cetrulo: La opción reconstructiva que solíamos usar era tomar tejido suave de un brazo o pierna y envolverlo en un tuvo para básicamente colocar un catéter en el centro para hacer que luzca como genitales

Cumple en un estilo rudimentario las primeras dos metas de las que hablamos. A veces puedes orinar de pie, otras veces no. Pero no funciona como un tejido anatómico sofisticado. Este es un salto cuántico en lo que respecta a nosotros.

Fuente: SIN EMBARGO