7 razones por las que podrías estar comiendo cuando en verdad no tienes hambre

19 abril 2016

1. Si ya has comido y tomas esteroides.

mini-chicle

Cuando tienes que medicarte con éste tipo de componentes es probable que sientas hambre aunque recién hayas acabado de comer; sin embargo sabes que no es normal y por eso lo mejor que puedes hacer es comprender que es un efecto secundario de la medicación y recurrir a la toma de una bebida caliente o incluso a masticar un chicle.


2. La falta de un sueño reparador.

mini-falta de sueño

Puede que luego de levantarte y desayunar sientas cansancio, ya sea porque no has dormido lo suficiente o por otro motivo, el cuerpo te enviará señales de que necesitas energía y esto se traducirá como hambre aunque sea falso. De acuerdo con American Dietética Asociación Karen Ansel, lo que debes hacer es comer frutas frescas, proteínas bajas en grasas y carbohidratos complejos en el transcurso del día, para evitar caer en el consumo por gula.


3. Si no has bebido suficiente liquido.

mini-agua

Esta puede ser otra señal de que estás comiendo por vicio; es decir, si tu cuerpo está deshidratado es probable que confundas los síntomas con hambre. Por eso primero piensa si has bebido suficiente líquido y si no es así, entonces recurre a tomar una infusión de hierbas, espera unos 15 minutos y chequea si continuas teniendo hambre.


4. Los olores y las imágenes.

mini-imagenes

Ambos juegan en contra a la hora de evitar comer por gula; seguro te habrá ocurrido que a pesar de haber comido recientemente pasas por algún sitio en el que el aroma a comida o a algún alimento apetitoso, te provoca antojo e incluso se te hace agua la boca. Puede ser que alguna que otra vez te resistas, pero a pesar de no tener hambre ¿Cuántas veces has sucumbido a la tentación del delicioso olor?


5. Luego de un entrenamiento.

mini-entrenamiento

Muchas personas al finalizar una clase de ejercicios o de hacer deporte de inmediato recurren a la comida; no es necesario hacerlo y menos aún de forma automática. Si bien el cuerpo necesita recuperarse, lo ideal es aportar solo lo que precisa como por ejemplo cereales integrales o carnes magras.


6. Te aburres.

mini-mini-aburrida

Esto es algo muy normal; cuantas veces sientes que no encuentras una motivación o simplemente te aburres y buscas en la nevera o dentro del gabinete de la alacena de tu cocina “algo rico para comer”, pero ¿de verdad tienes hambre?


7. Estas triste o contenta.

mini-triste o contenta

Las emociones son un gran motivo por el que solemos comer sin necesidad; tanto si estás deprimida como si tienes algo que celebrar puedes comer por absoluta gula y no porque realmente sientes hambre ¿te suena?


Fuente: IMUJER