ABC del Sexo Anal

18 marzo 2016

CÓMO SUGERIRLO
Decir que todos los hombres están obsesionados con el sexo anal es tan equivocado como asumir que a ninguna mujer puede interesarle. Ambos géneros tienen la misma curiosidad. Tal es el caso que la respuesta para la pregunta “¿alguna vez has considerado el sexo anal?” es la misma que para “¿exhalas aire después de inhalarlo?”.

Tracy Cox, autora del libro The Sex Doctor, dice “muchas mujeres disfrutan el sexo anal solo si (y es un ‘solo si’ muy grande) se hace correctamente. Lo que nos quita las ganas de forma inmediata es que nos apliquen el viejo truco de ‘ups,me equivoqué de agujero’. Penetrar de forma ‘accidental’ el ano, sin lubricante y sin paciencia, duele. La segunda razón para que tampoco queramos intentarlo es que los hombres nos lo pidan una y otra vez, lo cual sólo provoca que no queramos hacerlo”.

“Una sugerencia amistosa de que te gustaría intentarlo, junto con un ‘No tienes que hacerlo si no quieres, pero podemos ver qué se siente y tal vez nos guste’, puede llevarte más lejos. De forma gentil recuérdale que sólo porque es visto como un tabú cultural, no significa que esté fuera de lugar. No hace mucho tiempo era ‘anormal’ que las mujeres trabajaran y se creía que sólo las prostitutas daban sexo oral. Las cosas se vuelven populares una vez que las actitudes sociales se relajan o cambian. El sexo anal es una de ellas.”mini-al oido


OBTÉN LO NECESARIO
Los condones y lubricantes son absolutamente esenciales. Un vibrador pequeño es opcional. Asegúrate de conseguir uno con base para evitar que se quede dentro accidentalmente. Si lo deseas puedes conseguir un vibrador lo suficientemente pequeño como para usarlo tanto en la vagina como en el ano. Solamente colócalo alrededor de la entrada sin insertarlo completamente.

No creas que tendrás que recurrir a un enema para asegurarte de que todo esté ‘limpio’. Lo único que tiene que hacer tu pareja es comer saludablemente. Em y Lo, autores de The Big Bang, dicen: “a la comida le toma un día aproximadamente recorrer el intestino de principio a fin. Pide a tu pareja que comience a comer saludablemente 24 horas antes, no excederse con los productos lácteos, carnes y alimentos que han sido muy procesados. Dile que no se resista a las ganas de expulsar.” De esa forma, no debe haber ninguna sorpresa desagradable. Si tu pareja aún se siente muy sensible, consigue una toalla de color oscuro antes de penetrar.

mini-condonres


CREA EL AMBIENTE
Una vez que hayas convencido a tu pareja de que no harás nada que ella no quiera, da el siguiente paso: espera a que ambos estén completamente excitados y luego empieza a susurrarle al oído de una forma seductora.

Tanto tu pulso como el de ella estarán muy elevados a estas alturas. Esto se debe en gran parte a que están a punto de intentar algo nuevo y eso ya lleva mucha carga. Si puedes minimizar la expectativa mientras se estimulan mutuamente, entonces lo que sucede se sentirá mucho más natural para ambos y no como la planeación cuidadosa que ha tenido lugar en tu mente durante años. Por consiguiente, nada de porno o música programada y presenta tu comportamiento más relajado.

Tracy Cox dice: “si se aborda de la forma apropiada, el sexo anal puede ser muy placentero para ella. El recto comparte una pared con la vagina y la penetración anal provoca una sensación de satisfacción en el recto. El atrevimiento de meter un dedo en su ano y otro en su vagina con una lengua experta es uno de los mejores placeres de la vida”. La mayoría de los expertos afirman que ella no llegará al orgasmo solamente con el sexo anal, pero podría darle ese empujón si se encuentran en el borde (mejor aún si estimulas su clítoris mientras estás dentro de ella).

mini-ambiente romantico


LISTO PARA LO QUE SEA
¿Tendrías sexo sin el toqueteo previo? ¿Por qué tratar al sexo anal de otro modo? “Lubrica muy bien tus dedos para estimular el área alrededor del ano antes que se te ocurra meter uno o dos”, menciona la columnista de sexo Emma Gold. “Utiliza tu lengua o los dedos de tu otra mano para estimular su clítoris al mismo tiempo y no cambies las manos sin antes lavarlas primero, ya que esto puede causar infecciones.”

Puedes también usar un pequeño vibrador en un principio alrededor del ano y, luego, introducirlo lentamente conforme tu pareja se vaya excitando. Con el suficiente juego previo, pasar al sexo anal debe ser fácil.

¿Y el sexo oral-anal? Hasta suena como una técnica complicada. Básicamente (y este es el tema central del artículo), no lo introduzcas como una sorpresa. No le des sexo oral en la vagina tras hacerlo en el ano ya que, como sucede con los dedos, puedes transmitir bacterias a un área muy sensible.

mini-sexo


LA HORA DEL ACTO
Ya la penetraste con tus dedos o un juguete. Te dijo que está lista. Ahora pasas al plato fuerte siempre con un condón porque el ano es más sensible que la vagina y el semen puede causar irritación. La mejor posición para el sexo anal es ‘de perrito’, gracias a la facilidad de entrada y el placer que proporciona para ambos. Em y Lo aseguran, “debes usar lubricante. El ano no se lubrica a sí mismo.

La saliva o los jugos vaginales noson suficientes. Lubrica tu pene y el ano de tu pareja. Cuando lo veas y sientas relajado es cuando todo está listo. Sostén tu pene y, suavemente (suavemente), guía solamente la cabeza hacia dentro. O siéntate y pídele a tu pareja que se mueva hacia ti, permitiendo que ella tenga el control a su propio ritmo.

Si apuntas a su ombligo, entrarás por la curvatura natural del recto y será más cómodo para ambos. Comienza despacio al principio y reacciona a cualquier indicación de ella.

“Si a ella no le gusta”, recalcan Em y Lo, “sólo hay una forma de responder. Detente inmediatamente. No hagas que se sienta mal: puede ser doloroso, y lastimar a alguien que te importa no es recomendable. Si ella lo desea, puedes cambiar de condón y tener sexo vaginal.”mini-en 4


RELÁJATE.
No te quedes dormido tras la diversión. Las mujeres odian que hagas eso precisamente en ese momento y, si quieres tener sexo anal otra vez, más vale que muestres algo de agradecimiento. Puedes hacer esto y resolver asuntos prácticos tomando un baño romántico con ella. Ayudará a que relaje sus partes bajas y a limpiar el lubricante en ambos.

“Lava su cabello, da un masaje a su espalda y dile lo sexy que es”, recomienda Sarah Hedley, autora de Sex by Numbers. “De esa forma le muestras que la respetas y permites que ella asocie el sexo anal con la sensualidad, además de (con suerte) un buen orgasmo. Eso significa que estará dispuesta a intentarlo de nuevo.”

Con una nueva habilidad sexual en tu repertorio y un nuevo nivel de placer para ambos, no pasará mucho tiempo para que suceda de nuevo.

mini-after sex

Fuente: MENSHEALTH