Se recaudarán fondos en cajeros automáticos para apoyar educación de niños mexicanos

15 febrero 2017

El fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y Grupo Financiero Santander implementaron una campaña de recaudación de fondos, a través de la red de cajeros automáticos de esta institución crediticia, a fin de incrementar la inclusión y la permanencia escolar de niños y niñas en los municipios más pobres de México.

En un comunicado, el representante de UNICEF en México, Christian Skoog, dijo que “campañas como las de Grupo Financiero Santander invitan a sus clientes para apoyar a que niños, niñas y adolescentes en México, que no tienen acceso a la educación o se encuentran en riesgo de perderlo, ingresen a la escuela, permanezcan en ella y ejerzan su derecho a aprender”.

A su vez, el presidente Ejecutivo del grupo financiero en México, Héctor Grisi Checa, destacó que “Santander mantiene un compromiso permanente a favor de la niñez en México, ayudando a más de 220 mil infantes en todo el país con diversas iniciativas en los últimos 20 años”.

Esto, dijo, les ha merecido el reconocimiento como el Banco más Responsable Socialmente en el país, y este año nuevamente trabajarán con UNICEF a favor de esta causa en más de seis 800 cajeros automáticos.

A partir del 15 de febrero y hasta al 15 de marzo, los clientes y usuarios de cajeros automáticos Santander podrán apoyar la educación de niños y niñas en México donando seis pesos. Desde 2003, se ha realizado con éxito esta campaña anual, recaudando poco más de 130 millones de pesos de forma acumulada desde ese año.

Con los recursos recaudados en campañas anteriores se han financiado estudios para conocer la situación educativa en el país y detectar las necesidades más urgentes, como lo es el Informe sobre niñas y niños fuera de la escuela en México que se dio a conocer en septiembre de 2016.

También se ha dado capacitación a maestros con el fin de mejorar la calidad en educación intercultural-bilingüe, promoviendo así la enseñanza en lengua materna (con el español como segunda lengua), lo que facilita el proceso de aprendizaje de las comunidades indígenas.

En México se han logrado avances en la educación, tanto en equidad como calidad, sin embargo aún subsisten retos importantes, se calcula que cuatro millones de niños y niñas están fuera de la escuela o en riesgo de abandonarla.

De acuerdo con el análisis de Unicef, niñas y niños en edad preescolar que no asisten a la escuela, se debe principalmente por cuestiones relacionadas con la dificultad de ingresos de sus familias o por una cuestión cultural, según la cual las familias consideran que en edades tempranas (3-5 años) no es significativa la asistencia de los niños a la escuela.

Desde 2004 la educación preescolar inició su obligatoriedad en los tres grados y en la última década ha aumentado su cobertura.

La principal característica de los niños que no acuden a la escuela en primaria es que presentan algún tipo de discapacidad, y al igual que en la educación preescolar, la inasistencia se relaciona con el tipo de estructura familiar, con el nivel de escolaridad de los padres y con las condiciones físicas de los alumnos.

Mientras que en secundaria, las dos principales razones por las que los adolescentes no acuden a la escuela son el trabajo infantil y la pobreza.

Por ello, es muy importante que campañas como la de Grupo Financiero Santander puedan convocar a la participación de todos los mexicanos para mejorar y garantizar igualdad de oportunidades de desarrollo para los niños y niñas de México.