Starbucks desafía a Trump; contratará a 10 mil refugiados

30 enero 2017

Varias cadenas estadounidenses y multinacionales se oponen al decreto del presidente Donald Trump contra refugiados y ciudadanos de siete países, mayoritariamente musulmanes, medida que consideran “contraria al sueño americano”. Por ejemplo, la cadena de cafeterías Starbucks contratará a 10 mil refugiados a nivel mundial; al aplicación de alojamiento, Airbnb ofrece casas gratis; Lyft donará 1 millón de dólares a una organización que lucha por los derechos humanos; Viber regalará llamadas; además de sendos posicionamientos de los presidentes de Facebook, Apple, Twitter o Netflix. Trump prohibió el pasado viernes la entrada durante 90 días a Estados Unidos a cualquier ciudadano de Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán -que juntos suman más de 130 millones de personas-. Además, la orden ejecutiva presidencial suspendió el programa de acogida de refugiados durante 120 días, con la supuesta finalidad de revisar el procedimiento que se aplica y evitar la entrada de potenciales terroristas. El director general de Starbucks, Howard Schultz, anunció que ofrecerán 10 mil puestos de trabajo a los vetados por Trump: “La incertidumbre en torno a las acciones de la nueva administración crece cada día que pasa”, indicando que la decisión provocó “confusión, sorpresa y oposición”. A esta campaña se sumó Airbnb, aplicación para reservar viviendas privadas, que anunció casas gratis para todos aquellos que se han visto afectados por el último decreto. “Ofrecemos viviendas sin coste para refugiados y para cualquier persona que esté vetada en Estados Unidos”, aseguró su director, Brian Chesky, en Twitter. “No es justo y debemos mantenernos junto a las personas afectadas”, dijo en otro tuit. Por su parte, Lyft, competencia directa de Uber, ha sido otra de las compañías más críticas contra Trump, esto después de que se supo que Travis Kalanick, director de dicha empresa, trabaja como asesor del republicano. Ante ello, Lyft anunció que donará un millón de dólares a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), para apoyar la demanda que presentó contra la administración por la prohibición de refugiados. “Nunca nos callaremos ante las amenazas contra nuestra comunidad”, dijo la empresa. Sin embargo, Uber también reacción, intentando desmarcarse de Trump, por lo que confirmó que doce trabajadores suyos se han visto afectados. “Estamos diseñando un proceso para compensar a nuestros trabajadores con un bono durante los próximos tres meses para ayudar a mitigar sus problemas financieros, que sirva para apoyar a sus familias y poner comida en la mesa”, afirmó la compañía a través de un comunicado. Asimismo, la empresa de mensajería instantánea Viber, propiedad de Rakuten, anunció llamadas gratuitas desde Estados Unidos a cualquiera de los siete países cuyos ciudadanos tienen vetada la entrada. “Está mal, como seres humanos, discriminar uniformemente basándose en religión o nacionalidad”, aseguró Hiroshi Mikitani, director general de la multinacional japonesa. Por otra parte, el director general de Netflix, Reed Hastings, dijo que “Las acciones de Trump están perjudicando directamente a los empleados de Netflix en todo el mundo y son tan anti-estadounidense que nos duelen. Estas acciones harán que Estados Unidos sea menos seguro (por culpa del odio y la pérdida de aliados). Es el momento de unir nuestros esfuerzos para proteger los valores estadounidenses de libertad y oportunidad”. El presidente de Twitter, Jack Dorsey, también mostró su enfado con el último decreto de Trump. No sólo considera que el “impacto humanitario y económico es real y molesto”, sino que criticó la riqueza que la inmigración genera. A través del perfil oficial de la red de microblogging, lanzó un claro mensaje: “Twitter está construido por inmigrantes de todas las religiones. Estamos con y para ellos, para siempre”. Tim Cook, director de la empresa tecnológica Apple, envió un comunicado dirigido a sus trabajadores: “Tenemos empleados que se ven afectados directamente por estas medidas. Nuestro departamento de Recursos Humanos y nuestro equipo de abogados están en contacto con ellos. Ya hemos contactado con la Casa Blanca para explicar el efecto negativo sobre nuestros compañeros de trabajo y nuestra empresa”, explicó. El fundador de la red social Facebook, Mark Zuckerberg, también se mostró dolido con las medidas: “Tenemos que mantener este país seguro, pero hay que centrarse en las personas que realmente representan una amenaza. La ampliación de esta ley hará que todos los estadounidenses estén menos seguros por el desvío de recursos, mientras que millones de personas sin papeles que no representan ninguna amenaza empezará a vivir con el temor a ser deportados”.

Fuente: ZETA TIJUANA