La verdadera historia de La Bella Durmiente es mucho más escalofriante de lo que te imaginas

4 octubre 2016

La Bella Durmiente, una historia que se hizo mundialmente famosa tras el clásico animado de Disney que se estrenó en 1959, cuenta la historia de la princesa Talía y la maldición que pesaba sobre ella. Los sabios aseguraron que la vida de la niña peligraba si se acercaba a una rueca de lino, lo que motivó a que sus padres eliminaran del reinado el lino, una medida que fue tomada en vano ya que la descendiente de los monarcas se clavó una astilla y cayó en un sueño tan profundo que sus padres la dieron por muerta.

mini-dormida

Los reyes decidieron abandonar el castillo y dejaron a Talía acostada en un lecho de piedra, en donde comenzaría a rodearse de musgos, hasta que un rey solitario llegó un día y la descubrió dormida dentro del castillo.

mini-musgo

Hasta entonces la historia va bien, aunque un poco distante del clásico de Disney. Lo cierto es que a partir de este instante [la historia original se llama Talía, Sol y Luna, publicada por Giambattista Basile en 1635] lo que conocemos del cuento se torno un poco más sangriento y escalofriante.

La perversidad de este rey salió a flote, aprovechó que su inocente e indefensa princesa dormía y la violó. Luego la llevó consigo a su castillo.

mini-beso

La pobre Talía quedó embaraza y nueve meses después dio a luz a dos hijos, que como no podían alcanzar los pechos bajo el corpiño, mordieron el dedo en el que se alojaba la astilla maldita y la sacaron. Así, Talía despertó.

Al percatarse de esto, la reina, y mujer del rey pedófilo, mandó a cocinar a los hijos de Talía. Pero el cocinero no pudo cometer semejante acto de barbarie y le preparó dos pollos, salvando la vida de los pequeños.

Aunque no pudo evitar salvar la vida de Talía, que fue quemada viva por orden de la reina.

mini-sol

El rey, al enterarse de esta barbarie, decidió mandar a la hoguera a su esposa y puso fin a una espeluznante historia llena de Necrofilia, pedofilia y canibalismo.

Es difícil imaginarse que aquella Bella Durmiente que conocemos por Disney se una tergiversación de una historia mucho más horrible y carente de todo sentido adecuado ser contada a un niño.

Es una historia perversa derivada de la tradición oral que se mezclaron con otros cuentos para crear un mito del poco de habla hoy.

Fuente: UPSOCL